La candidata a la Diputación Federal por el Distrito 09, Teresita Ruiz Anchondo, de la coalición MORENA-PT-PVEM, manifestó su compromiso de impulsar el desarrollo económico de la zona y aprovechar el potencial de los “Pueblos Mágicos” en la región de la Sierra Tarahumara.

Ruiz Anchondo enfatizó la importancia de trabajar desde el Congreso de la Unión para garantizar un adecuado desarrollo económico en el Distrito 09, el cual ha sido descuidado por las legislaturas federales anteriores.

Como parte de su estrategia, la candidata se comprometió a gestionar el fortalecimiento del Banco del Bienestar y la Banca de Desarrollo, en línea con la estrategia económica propuesta por Claudia Sheinbaum.

Destacó la existencia de cuatro de los cinco “Pueblos Mágicos” del Estado en el Distrito 09: Guachochi, Hidalgo del Parral, Batopilas y Creel. Sin embargo, lamentó que estos nombramientos no se hayan aprovechado económicamente debido a la falta de inversión, infraestructura y seguridad por parte del Gobierno del Estado.

En este sentido, subrayó la necesidad de promover proyectos de infraestructura económica y turística en la región, así como de mejorar la seguridad en los destinos turísticos mencionados.

TE PUEDE INTERESAR… Impulsará Teresita Ruíz infraestructura y carreteras para la Sierra

Ruiz Anchondo se comprometió a gestionar un desarrollo económico inclusivo y sostenible que beneficie a los trabajadores y sus familias, especialmente en la zona serrana del estado, donde muchas familias dependen de la agricultura.

SIGUENOS EN FACEBOOK

¿QUÉ ES UN PUEBLO MÁGICO?

Un Pueblo Mágico es una designación otorgada por la Secretaría de Turismo de México a ciertos pueblos y localidades que cuentan con un valor histórico, cultural, arquitectónico o natural significativo. Estos lugares son reconocidos por preservar y promover su riqueza cultural y tradiciones, así como por ofrecer una experiencia turística única y enriquecedora.

La designación de Pueblo Mágico se otorga con el objetivo de fomentar el turismo sustentable en regiones que no son usualmente visitadas por turistas, impulsando el desarrollo económico local y la conservación del patrimonio cultural y natural de México.