Chihuahua, Chih.- Gabriela Ramírez, agente de la Subsecretaría de Movilidad de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), denunció a Fuente Informativa estar recibiendo amenazas tras haber saboteado -inadvertidamente- una red de corrupción dentro de la corporación, en la que un ex comandante, Víctor Hugo Sosa Cazares -a quien ya había señalado hace un año por encubrir hostigamiento laboral, discriminación y malos tratos del oficial jefe de turno, César Alejandro Vargas Monge-, sostenía acuerdos con algunos transportistas ilegales, permitiendo a estos el tránsito libre a cambio de dinero.

Este portal informativo compartió el pasado 19 de junio una noticia en la que se expuso una amenaza directa contra la agente a través de una manta que fue colgada la madrugada del 14 de junio en un puente ubicado a una muy corta distancia de las instalaciones de Vialidad en la Ortiz Mena, concretamente el puente peatonal que conecta a la colonia Campesina, ubicado sobre la vialidad en mención y frente a la calle Océano Pacífico. 

COBRABA EX COMANDANTE HASTA 20 MIL PESOS MENSUALES

LEE AQUÍ: Teme agente de SSPE represalias por enfrentar corrupción

En el mensaje se le llamó a Gaby “ratera” por haber entorpecido acuerdos entre una presunta banda criminal y Sosa Cazares, y se advirtió a la corporación que de no hacer algo al respecto, ellos lo harían. En la lona se podía leer:

“David Cobayashi y César Komaba, dejen de proteger a la ratera Gaby Ramírez, ya robó mucho. Andamos en la célula, ¿o también les toca ‘$$’ a ustedes? Hagan algo o lo haremos nosotros. Último aviso. Le robaste a la persona equivocada”.

Vía telefónica, la agente estatal se expresó preocupada por su integridad tras haber recibido desde entonces una serie de amenazas por llamadas y mensajes de texto. Recordó que hace aproximadamente tres semanas detuvo al conductor de un tráiler americano por circular sin la documentación requerida y con engomado, quien le indicó que ya había hecho un depósito por 20 mil pesos a Sosa Cazares para evitar inconvenientes.

“En el momento en el que lo ingreso, el dueño de los camiones en ese momento se da cuenta de que el comandante Sosa ya no era mando. Él obviamente se molestó. Aquí lo raro es que a las dos semanas después apareció esa manta”, detalló.

Por lo anterior, Gabriela se vio en la necesidad de formalizar una denuncia en la Fiscalía General del Estado (FGE), aunque precisó que en un inicio no se le quiso recibir sino hasta que se logró la difusión del caso en medios de comunicación locales.

GUARDÓ VIALIDAD ILEGALMENTE LAS EVIDENCIAS

Después de reportarse la presencia de la lona, fueron los mismos agentes de Vialidad quienes acudieron al lugar y la retiraron, sin dar aviso a ninguna otra autoridad y guardando la manta en secrecía, en la oficina del comandante Marco Rodríguez. No sería hasta la formalización de la denuncia de Gabriela y el impacto mediático que la corporación entregaría la evidencia a la FGE.

“Ellos en ningún momento dieron vista a la Fiscalía. Lo que hicieron fue retirarla y guardarla, únicamente”.

Es importante mencionar que en junio del año pasado, Gabriela interpuso una denuncia ante el Órgano Interno de Control (OIC), Asuntos Internos y la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), en contra del oficial jefe de turno, César Alejandro Vargas Monge, por hostigamiento laboral, discriminación, humillaciones y malos tratos.

Esta situación fue alertada a Sosa Cazares, sin embargo, lejos de tomar las debidas cartas en el asunto, defendió al agresor y ridiculizó a Gabriela.

“Desde que inicié el proceso en contra del comandante Vargas y el Comandante Sosa, yo he recibido constantemente amenazas por vía telefónica y por whatsapp”, mencionó.

QUIEREN CAMBIARLA DE ÁREA

Gabriela también acusó que su jefe directo, el comandante David Kobayashi la invitó ayer a las 6:30 p.m. a dejar de patrullar “para evitar algún riesgo”, y le sugirió integrarse a otra área. “A mi me hablaron y únicamente me dijeron que era necesario que yo ya no estuviera patrullando”, indicó.

“De cierta manera, ellos lo hacen no para protegerme, sino para protegerse ellos, porque los me ven a mí como una amenaza porque yo no me presto a lo que ellos hacen en la calle”, agregó.

En ese sentido, se expresó con total seguridad al apuntar que la manta fue un mensaje enviado no por la parte que opera con los camiones ilegales, sino por el mismo ex comandante Sosa Cazares.

“No tiene explicación hasta por lo que dice la manta. O sea, dicen ‘célula mixta’, pero yo no nada más ando en la célula mixta’. ¿Por qué? porque ellos me ven como una amenaza latente al yo andar en la calle y hacer lo que es mi trabajo. Yo hago mi trabajo. No tengo porque darle en este caso al ex comandante Sosa…decir: ‘ah, porque son sus camiones y le pagan’. Yo salgo a la calle a hacer mi trabajo”.

Actualmente Sosa Cazares se encuentra en el departamento de IPH dentro de la Subsecretaría de Movilidad, área a la que incluso no se le permite acercarse a Gabriela.

“Yo tengo prohibido el acceso al edificio de licencias, en donde tengo que recoger mi block de infracciones. No me dan el acceso y me pusieron a dos personas para que me entreguen mi material. ¿Quién tiene medidas cautelares? ¿Sosa Vargas o yo?”, comentó.

GILBERTO LOYA Y CÉSAR KOMABA, OMISOS

Cabe señalar que Gilberto Loya Chávez, titular de la SSPE, desde el inicio de las denuncias de Gabriela hace un año, no ha emitido comentarios al respecto y solamente se ha limitado a asegurar que los malos tratos no se permitirán en la corporación, sin tener hasta el momento siquiera un acercamiento con la víctima.

Por su parte, César Komaba, titular de la Subdirección de Movilidad, tampoco ha mostrado solidaridad con Gabriela y, lejos de eso, se ha compartido con apatía, arrogancia, desinterés y hasta ‘burlón’ con el tema, según apuntó Gabriela. César Komaba calificó a Ramírez como una “chilpe” el año pasado, cuando la denuncia fue formalizada por la agente debido a los malos tratos dentro de la corporación.

“A mí la corporación como Vialidad no me ha protegido. No mandaron una unidad que resguardara mi casa o no me han preguntado si necesito algo. Al revés, el director Komaba ha dicho que yo, cruzando la puerta de la Subsecretaría, él no se hacía cargo de mi seguridad”, dijo.

LLEVA ASUNTOS INTERNOS MÁS DE 1 AÑO SIN AVANCES EN SU DENUNCIA

Respecto a su denuncia, abierta desde junio del año pasado, dijo sospechar que Asuntos Internos ni siquiera le ha dado seguimiento, pues ya en julio del 2024, no le han ofrecido actualizaciones. “Asuntos Internos, hasta ahora no ha acabado la investigación. Es más, yo pienso que ni siquiera le han dado seguimiento”, añadió.

Fue hace dos semanas cuando la CEDH abrió nuevamente el expediente de Gabriela por las recientes amenazas recibidas.

SIGUENOS EN INSTAGRAM

El 28 de abril del año pasado, Gabry fue internada en un hospital, donde también le diagnosticaron, como consecuencia de los malos tratos en el trabajo, un cuadro severo de estrés, ansiedad y depresión, efectos por los cuales le pidieron acudir a tratamiento especial con un psicólogo, y motivo por el que le darían una incapacidad de dos semanas

No sería sino hasta el 04 de mayo que lograría por fin formalizar la denuncia en la CEDH. Posteriormente, el 22 de mayo reportaría lo sucedido en Asuntos Internos, y finalmente, el 25 de mayo denunciaría también en el Órgano Interno de Control (OIC).

Finalmente, con voz quebrada, Gabriela concluyó:

Quiero pedir ayuda, porque la verdad ya estoy desesperada. Siento que en vez de ir progresando, esto se agrava más, pero en contra mía, a favor de mis agresores, no se les sanciona. Más fácil les resulta quitarme a mí de la calle, pero las cosas no son así”.

SIGUENOS EN FACEBOOK