La Síndica de Chihuahua, Olivia Franco Barragán, una vez más descuida sus responsabilidades de fiscalización y rendición de cuentas al aventurarse a hacer propuestas que se alejan de sus funciones; esta vez, al proponer la creación de un Banco de Sangre Municipal. Aunque respaldada por el titular del Instituto Municipal de Pensiones, Juan Antonio González Villaseñor, esta propuesta cae fuera de las responsabilidades inmediatas de la Sindicatura.

¿QUÉ HACE UNA SINDICATURA?

En México, el rol de Síndico se centra en la fiscalización y supervisión de los recursos públicos. Es responsable de revisar y evaluar la gestión financiera del gobierno municipal, asegurando que se sigan prácticas éticas y se evite el mal uso de los fondos públicos. La propuesta de Franco, aunque noble en principio, parece estar fuera del ámbito de sus funciones.

Franco Barragán argumentó que la creación del Banco Municipal de Sangre otorgaría “autonomía en temas de salud” al municipio y garantizaría la salud de los empleados municipales y sus familiares. Sin embargo, esta iniciativa se plantea mientras la Síndica descuida sus funciones principales de supervisar las finanzas y asegurar la transparencia del gobierno local.

TE PUEDE INTERESAR… Desidia en auditorías: Pasean trabajadores de Sindicatura por Centro

En un episodio que se suma a la omisión selectiva de la Síndica, empleados de la Sindicatura realizaron una inspección visual de las obras de remodelación en el Centro Histórico de Chihuahua. Este acto se llevó a cabo en medio de crecientes críticas que señalan una estrecha relación entre Franco y el Presidente Municipal, Marco Bonilla Mendoza, a quien considera su “mejor aliado” y comparte filas en el Partido Acción Nacional.

La Sindica, conocida por su respaldo al Alcalde, ha sido objeto de críticas debido a su falta de acciones contundentes en la fiscalización de la administración municipal. Aunque Franco argumenta que estas acciones forman parte de su “compromiso primordial” con la ciudadanía, las voces críticas resaltan la frivolidad de las inspecciones visuales, subrayando la necesidad imperante de auditorías exhaustivas y una rendición de cuentas transparente.

CONTRADICTORIO, PLANTEAMIENTO DE SÍNDICA

Es importante recordar que el estado cuenta con una red de 16 bancos de sangre, ocho de ellos en la ciudad capital, según datos del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea.

Además, el contexto nacional de donaciones de sangre altruistas, citado por Franco, revela que México tiene un bajo índice de donaciones sin esperar compensación. La Síndica destaca que solo el 7.6% de las donaciones en México son altruistas, pero no aborda cómo la creación de un Banco Municipal de Sangre solucionaría esta cuestión en el ámbito local.

En Chihuahua, de acuerdo con el mismo Centro, el 23.3% de las donaciones fue altruista, lo que coloca a la entidad como la tercera a nivel nacional con el mayor porcentaje de donaciones altruistas.

A pesar de esto, Franco señala la falta de suficiente suministro de sangre, lo que plantea interrogantes sobre la eficacia de la gestión actual de estos bancos de sangre existentes.

SIGUENOS EN FACEBOOK